Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 16 el Mar Jul 03, 2012 10:57 pm.








Últimos temas
» Autumn Invision {Afiliación Normal}
Miér Ago 29, 2012 5:45 pm por Invitado

» Ausencia, no hagan travesuras sin mí c:
Mar Ago 21, 2012 6:21 am por Zack J. Turman

» Dark Hunters
Dom Ago 19, 2012 4:13 pm por Invitado

» Andorthel | Sólo tú tienes el poder { Af. Normal Aceptada }
Miér Ago 15, 2012 7:43 pm por Invitado

» Ausencia, ¡me voy con los monstruos!
Lun Ago 13, 2012 11:37 pm por Dick Head

» Can't stop moving { Afiliación normal || New forum!!!! }
Vie Ago 10, 2012 2:31 pm por Invitado

» Des Plaisirs Occultes {Normal}
Miér Ago 08, 2012 10:26 am por Invitado

» The nefilim world
Miér Ago 08, 2012 6:57 am por Invitado

» Sapienza University / Foro Recien Inagurado / A.Normal
Vie Ago 03, 2012 9:31 pm por Invitado


Compañeros
LoveDaze! TourPhotobucket
Image and video hosting by TinyPicClash of Kingdoms
Image and video hosting by TinyPic
Titanic RPGImage and video hosting by TinyPic
7th & Spring

Todos los días pueden ser grandes, incluso el más pequeño - Cloé Lachowski

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Todos los días pueden ser grandes, incluso el más pequeño - Cloé Lachowski

Mensaje por Ian Black el Mar Jul 03, 2012 6:15 pm

"You say good morning when it's midnight", sonaba en la cabeza del moreno a medida que se desperezaba levantándose de la cama y esperando que, efectivamente, fuese medianoche en lugar de las diez de la mañana. Pero la imagen que reflejaba la ventana de su habitación le devolvió a la realidad: el reloj seguía estando en hora. No tenía nada que hacer un viernes por la mañana que no fueran planes para esa noche, pero tampoco le llamaba mucho la atención la idea de quedarse en casa vagueando o pintando; ni tenía más ganas de dormir. De modo que se dio una ducha rápida, se puso unos pantalones negros, una camisa de tirantes blanca y la cazadora negra de cuero, cogió las gafas de sol, las llaves, algo de dinero y un paquete de tabaco y salió de su habitación haciendo todo el ruido que pudo. No sabía si Barbara estaba en su habitación, pero si así era sólo por fastidiar un poco la habria despertado.

Puso la cafetera mientras jugueteaba con las aplicaciones del nuevo Samsung que había comprado. No soportaba ese café tan aguado que hacían el resto de los americanos, sus raíces italianas le pedían un fuerte expreso casero, que para algo traía siempre buen café de sus viajes y había comprado una buena cafetera. Lo tomó en una taza pequeña, sin leche ni azúcar, y unos minutos después salía del apartamento mucho más espabilado de lo que se había levantado. Sin embargo, se encontró en la calle sin saber muy bien qué más hacer, le apetecía, eso sí, hacer algo distinto, que no conociera demasiado. No podía escaparse al campo ya que tendría que salir de fiesta esa noche y/o la siguiente, pero podía explorar un ambiente nuevo. Conocía hasta hartarse a los artistas callejeros y skaters, aunque se quedaba con ganas de saber algo más de músicos y surfistas. Se puso la gafas de sol mientras echaba a andar hacia donde había estacionado la moto; los estudios de grabación no eran buen lugar para pasar una soleada mañana, pero sí lo era una playa llena de gente haciendo deporte. Montó encima de la moto negra, introdujo la llave en el contacto y acto seguido se perdió entre las calles, alejándose cada vez más de los altos edificios hasta llegar no a la playa a la que iba todo el mundo, sino a la que habían reservado para surfistas.

Encontró un sitio muy pronto para aparcar, memorizó el lugar y se acercó a la barandilla que había antes de bajar a la arena, sabía que seguramente no le dejarían hacerlo por no llevar tabla de surf, pero se dedicaría a observar de lejos los ejercicios de cientos de cuerpos que se divertían en el mar. Apoyó los codos en aquella barra, sacó un cigarrilló, lo encendió, lo colocó con elegancia entre sus labios y fijó la vista en el horizonte.
avatar
Ian Black

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos los días pueden ser grandes, incluso el más pequeño - Cloé Lachowski

Mensaje por Cloé K. Lachowski el Miér Jul 04, 2012 10:24 pm

El sol todavía no había salido,no pegaba en mis párpados como generalmente pasaba todas las mañanas. ¿Por qué hacían tanto ruido? Me acomodé en la cama,todavía algo dormida. Miré como Nick y mi papá daban vueltas,arrastrando los pies sin tener consideración por los que dormíamos. Mi mirada se encontró con la de mi padre,él sonrió-¿Quierés venir?-preguntó obviamente haciendo referencia a la playa. Asentí sonriendo,él sabía que jamás me negaría;además que sino aprovechaba despues tenía que esperar que alguno me llevará-En 5 estoy-le contesto saliendo de la cama para cambiarme y poder desayunar algo.

El viaje hacia surfside beach eran cortos por lo que en menos de media hora estabamos estacionando. Era increíble ver como recién salía sol y la playa estaba llena. A veces dudaba de las personas y creía que se quedaban a dormir en la arena. Bajé con mi tabla y caminé arrastrando los pies por la arena,hasta quedar a una distancia algo prudente de la orilla por si subía la marea. Nick y mi padre se fueron para el otro lado,ya que preferían las olas de allí. Estiré la toalla en la arena,dejando encima la remera y el short que me cubrían del sol. Luego de darle otro pequeño vistazo a donde estaba ubicada,porque el mar corría y ya me había pasado de perderme,troté para poder sumergirme en el agua. Me sumergí varias veces para poder adaptarme a la temperatura y cuando,estuve lista,monté mi tabla y nadé cerca de los demás surfistas. Saludé con la mano a los que me saludaron,pero eran pocos porque todos estaban concentrados en tomar la ola que vendría. Y no demoró mucho. Una buena oleada dominó el sector permitiéndome subirme a algunas,aunque cerraban antes que pudiera salir,tirando mi tobillo y mi tabla para un lado y el resto de mi cuerpo para otro. Se puede decir que así pasé gran parte de la mañana. Estaba pensando que hora sería y a que hora pensaban irse los otros dos,cuando de un momento al otro estaba siendo arrastrada por una ola. Genial. Decidí que ese era mi pasé para irme y descansar un rato. Cuando la arena me raspó un poco,me paré y salí acomodándome la maya y la tabla. No me había corrido tanto por lo que pude llegar a mi toalla rápido. Me sequé apenas y me coloqué el short. Esperé unos minutos que me secará el sol mientras miraba a como los demás se divertían. Busqué en los diminutos bolsillos los billetes sueltos que había metido a las apuradas. Los conté y alcanzaba para una gaseosa del kiosco que había enfrente. Volví hacia la barandilla por la que había bajado a la mañana,mirando la arena que arrastraba cuando se me desvío el pie y por ende la arena,ensuciando un pantalón de alguien que estaba observando hacía el mar. Levanté la vista apenada-Ouch,lo siento mucho,venía distraída y bueno...-no terminé la frase,supuse que entendería,además me llamó la atención de que no estuviera muriendo de calor con esa chaqueta de cuero negra-¿No tienes calor?-inquirí mirando a través de sus gafas.
u:perdón por la demora
avatar
Cloé K. Lachowski

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 01/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos los días pueden ser grandes, incluso el más pequeño - Cloé Lachowski

Mensaje por Ian Black el Miér Jul 04, 2012 10:52 pm

Todos los que llenaban el mar (que para esa hora, ya eran bastantes) parecían seguir una rutina, y le resultó admirable la fuerza de voluntad que había que tener para intentarlo tantas veces. Se caían y se levantaban, se caían, esta vez con más fuerza que la anterior, y se volvían a levantar con más ganas si cabía de continuar intentando coger una ola. Al fin y al cabo, si hubieran hecho recuento de las olas que habían cogido bien y las veces que habían fallado y caído, seguramente la mayoría de los balances saldrían negativos, pero no era eso lo que les importaba. Ahí estaba la esencia del espíritu de la revolución, en luchar por aquello que querían, aquello por lo que vivían. Por ese tipo de personas había luchado Ian, les representaba, y le satisfacía verlos ahora demostrando que ese esfuerzo tenía unas bases y por tanto serviría de algo.

Comenzaba a pensar que el sol había avanzado mucho y ya le pegaba en la espalda, acalorándole, cuando sintió algo en su pierna derecha. Bajó la vista hasta ver la arena refugiada en los pliegues de su pernera, y luego, poco a poco, la subió para encontrarse con la surfista que de seguro había ocasionado eso. -No me molesta, en absoluto, estar en una playa y no llenarse de arena no tiene sentido.- La chica tenía aspecto de ser algo alocada, sonriente, cansada, aún su cuerpo estaba húmedo del agua salada que acababa de dejarla ir. Una de esas personas por las que merecía la pena pararse un momento a pensar, a hablar con ella sobre sus ideales, el apoyo a la causa, y todas esas cosas que el moreno nunca le preguntaría, o no al menos mientras como ahora, sacudía ligeramente la pierna para librarla de arena.

En esto estaba cuando le sorprendió la pregunta de la chica, esperaba casi que hubiese seguido su camino porque parecía llevar prisa, pero no, se había quedado seguramente divertida por aquello que çel mismo intentaba explicarse. Se sacó con rapidez la chaqueta y la dejó en la barandilla, a su lado. -Mucho, gracias por hacer que lo recordara.- Sonrió y se quedó mirando a la chica, había algo en ella que le sonaba, y por mucho que la frase que iba a soltar sonara totalmente a forma de ligar, esta vez no lo era. -Hmm... ¿nos conocemos?-
avatar
Ian Black

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos los días pueden ser grandes, incluso el más pequeño - Cloé Lachowski

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.